viernes, 4 de marzo de 2016

Erased (Capítulo 9): ¡Caramelos!

 
¡Muy buenas, fans de Erased! El capítulo de esta semana me ha sorprendido y dejado con muy buen sabor de boca, aunque todo indica que en el siguiente pasará algo potente. Esta vez me ahorraré el resumen de lo que ha pasado e iré directamente a analizarlo. ¡Vamos allá!
 
 [ADVERTENCIA: Esto es una review del capítulo entero, por lo que habrá SPOILERS]


Análisis
La madre de Kayo. Sabía que llegaría el momento en el que veríamos algo de su pasado. En resumen sería "como mi marido me pegaba y he sufrido mucho, empecé a pegar a mi hija". Fuck logic. Me ha dado mucha pereza esta escena, porque NADA justifica que le pegues palizas a tu hija. Esa hija que te intentaba defender cuando tu marido te golpeaba a ti. Sé que en los animes se tiende a mostrarnos escenas para que nos compadezcamos de los maltratadores, pero lo siento, esa mujer sigue siendo una mala madre y tendría que estar lejos de Kayo durante mucho tiempo (además, ¿no recordáis cómo sonreía aliviada cuando tiraba sus cosas a la basura?).

Kayo. No esperaba que en este capítulo por fin se fuera con su nueva familia, en este caso con su abuela. ¿De verdad no la volveremos a ver en lo que queda de anime? Me da un poco de penita, pero me alegro un montón por ella. De momento parece que Satoru ha cambiado el futuro (ahora es cuando en el capítulo siguiente le dicen que Kayo ha tenido un accidente de coche yendo a casa de la abuela y me tiro por la ventana). También me ha alegrado que su reacción al ver a su madre llorar con su abuela sea coherente con lo que he escrito en el anterior párrafo: habría quedado más drama absoluto si se hubiera lanzado a llorar con ellas y a decir que perdonaba a su madre, pero en lugar de eso estaba mirando para otro lado sin conmoverse demasiado (una reacción mucho más realista).

Kenya. Pensaba que Satoru le revelaría la verdad sobre volver atrás en el tiempo en este capítulo. En lugar de eso, se ha quedado muy confundido con su respuesta de atrapar al asesino de niñas (YA ME DIRÁS CÓMO, SATORU), pero se nota que confía en él y quiere creerle. ¿No os ha recordado mucho a L, de Death Note, cuando hablaba en porcentajes?

¿Eres Kenya o eres L?

El profesor. Vale, hemos respirado de alivio (sólo un poquito) cuando hemos visto que el favor que le había pedido a la madre de Satoru era ir a casa de Kayo para pillar a su madre in fraganti (con la pala incluida). Pero ¿ME EXPLICÁIS LA ESCENA DE LOS CARAMELOS? Nos quieren hacer creer que el movimiento impaciente que hacía con el dedo mientras conducía era por ansiedad de querer fumar y que tiene la guantera llena de caramelos porque lo está dejando. YA. CLARO. 
Después de que Satoru descubriera los caramelos, esperaba un "ahora has descubierto cómo atraigo a los niños para asesinarlos, debo rajarte aquí mismo". Admito que en este capítulo el profesor me ha parecido tan majo que he deseado que ojalá no fuera el asesino, pero sigue siendo demasiado sospechoso (¿y si cuando se encontró con Satoru y su madre también estaba siguiendo a Aya?).


Satoru. Vamos a ver, alma de cántaro. Has conseguido salvar a Kayo (al menos, por ahora), así que tu misión es impedir que mueran Hiromi y Aya. El problema es que tu plan no es pillar al asesino, sino hacer de guardaespaldas. Todo genial si no fuera porque pareces un poco acosador, si el asesino aparece te puede matar a ti también, te dedicas a preguntarle a la gente cómo hacerse amigo de una desconocida y LE ACABAS DE SOLTAR AL PROFE DÓNDE ESCONDÍAS A KAYO.
En serio, ¿por qué ha descartado tan rápidamente al profesor como posible asesino? De momento encaja en todo lo que sabemos sobre él: la madre lo conocía (según nos dijo el periodista) y es alguien que sabía que Hiromi era un chico y lo mató para desaparecer de la lista de sospechosos.

¿Qué narices acaba de pasar?

En fin, todo apunta a que la semana que viene veremos otra vez al asesino en acción. Según Paul James, la próxima víctima puede ser la niñata de las coletitas. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Creéis que la vida de Satoru también corre peligro? ¿Vosotros también habéis notado momentos yaoi en este capítulo? Y, lo más importante: ¿de verdad ha cambiado el futuro de Kayo?

¡Nos vemos la semana que viene!~

-Namidere

3 comentarios:

  1. Capítulo que pasa y capítulo que odio más la personalidad de Kenya, o sea, es... como decirlo... POCO NIÑO! aparte de ser muy prepotente... no me gusta nada, ojala que le suceda algo feo :(
    Por otro lado, el capítulo me encanto, y bueno... lo de los caramelos fue buenísimo, la cara del profesor y la reacción de cada uno fue genial, quiero que llegue la próxima semana YA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Odias a Kenya? No vuelvas a comentar en mi blog.

      Eliminar
  2. De todas formas, amplío mi teoría. Claramente el profesor es el "malo", como he repetido una y otra vez. Y sí, ahora la que está sola, aislada, y es la víctima perfecta ya no es Kayo, es la niña de las coletitas, claramente es el próximo objetivo, SIN EMBARGO el prota se ha delatado bastante en estos últimos capítulos, básicamente le ha dicho al profesor que descubrieron su escondite en el bus, ha encontrado los caramelos, ha aparecido como el "héroe" que frustraba los planes al salvar a Kayo... Se está poniendo en el punto de mira. No descarto que esté tan ocupado siguiendo a la coletitas e intentando salvarla que el profesor vaya a por él (no olvidemos que el prota es experto en seguir a gente sin darse cuenta de que le siguen a él).

    ResponderEliminar